Agricultura

¿Cómo hacemos el compost?

Apilando los distintos materiales que se van a usar, formando capas
intercaladas de restos de cocina, paja, estiércol y tierra.

Presentamos distintas formas de hacerlo:

Pila con chimenea

• Elegimos un lugar seco y soleado en invierno.
• Aflojamos los primeros 5 cm de suelo.
• Enterramos en su centro un palo de unos 2 m de altura.
• Colocamos primero una capa de paja y restos secos de ramas y
tallos.
• La segunda capa la hacemos con restos de cocina y plantas verdes.
• Luego agregamos el estiércol y una capa de tierra y regamos.
• Las capas se repiten hasta alcanzar la altura total de la pila.
• Una vez terminada lo mejor es cubrirla con paja o pasto.
• Por último regamos y retiramos el palo dejando abierta la chimenea
para favorecer la aireación interna de la pila, que es necesaria para
mantener la vida de los organismos descomponedores. También
colaboran en la aireación los restos duros como cañas, chircas y
restos de podas.

La pila terminada tendrá un diámetro en su base de 2m y una altura aproximada de 1,5 m.

¿Qué cuidados requiere la pila para compost?

Para una adecuada transformación de los materiales en humus son necesarias buenas condiciones de temperatura, humedad y aireación.

Debemos controlar la temperatura durante todo el proceso comenzando 2 ó 3 días luego de construida la pila. En la primera etapa, lo ideal es que en el interior de la pila se llegue hasta los 60° C. Esto favorece la
eliminación de semillas de malezas y algunos organismos que causan enfermedades. Para ello es importante mantener la humedad y voltear la pila para airearla. Esta operación conviene repetirla cada 15 a 25 días. En la etapa siguiente la temperatura se mantiene a un nivel menor, entre 25 y 35° C, y ya no es necesario mezclar tan frecuentemente.

Para controlar la humedad, en ambos casos se toma un puñado de abono y se aprieta con la mano

  • Si salen gotas, la humedad es adecuada
  • Si cae jugo, es excesiva
  • Si no sale líquido, le falta humedad y por lo tanto debemos regar.

El control de la humedad es muy importante para que el proceso sea rápido. En verano debemos regar diariamente y en invierno, cubrir la pila con nylon o chapas para evitar excesos de agua.

Pila cercada

Nos permite hacer una pila en lugares más pequeños, ir armándola gradualmente a medida que disponemos de residuos y sin necesidad de realizar el volteo.

  • Marcamos un cuadrado de al menos 1 m de lado.
  • Luego cerramos con tejido de
    alambre de 1 m de alto.
  • Agregamos el material en capas
    al igual que en los casos anteriores.
  • Es conveniente cubrirlo para evitar excesos de agua de lluvia y controlar que no se seque en forma excesiva sobre todo en verano.
  • Cuando se transforma en humus retiramos el alambre dejando la
    pila y con el mismo tejido se construye una nueva abonera.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba